¿Por qué creamos CulturadeServicio?

26 julio 2009 at 11:09 PM 1 comentario

CulturadeServicio es un blog que hablará sobre el conflicto diario entre los ciudadanos de a pie y aquellas personas que, de alguna manera u otra, tienen el deber de atenderles en entes públicos o privados.

Es bien sabido que a los venezolanos nos gusta que nos traten bien, pero solemos no devolver esa experiencia cuando nos toca hacerlo; CulturadeServicio es un espacio para compartir vivencias e intentar crear conciencia para evitarnos esos disgustos en la cola de un cine, comprando comida o echando gasolina.

Nuestras propias andanadas sirven como punto de partida. Una discusión con un chofer de Metrobús a las 11 de la noche de un viernes en la soledad de Plaza Las Américas me puso al borde, intenté reclamar en la página del Metro y no me hicieron caso. Para mí, ésa fue la gota que derramó el vaso.

También verán que hay dos tipos de letra en este blog. Si visitan nuestra sección “Quienes somos” se darán cuenta por qué. Ésta es una creación a cuatro manos, y queremos que la gente sepa quién escribe qué.

Ustedes también pueden ser parte de ella, compartiendo sus historias.

Para evitar confusiones y malos entendidos, hemos puesto reglas generales, que nosotros mismos seguiremos. En “Si Quieres Denunciar” están las líneas que guiarán este recorrido.

Ojalá, al final del camino, podamos cambiar aunque sea un poquito la forma de tratar a los demás, cuando les estamos sirviendo…

Porque servicio no implica servidumbre y, creo, son pocos los que entienden eso. Servicio es, según una de las definiciones del Diccionario de la Real Academia, ¨obsequiar a alguien o hacer algo en su favor, beneficio o utilidad¨. En consecuencia, es perentorio que el término deje de ser asociado con ocupar posiciones de inferioridad en la llamada escala social.

Quien hoy sirve, mañana o incluso más tarde, será servido. Cuando el mesonero compra un paquete de cigarrillos en el quiosco, está siendo servido. Cuando la peluquera se sienta a la mesa del restaurant, está siendo servida por el mesonero. Cuando a la cajera del banco le secan el cabello, la peluquera le está sirviendo. Cuando esa cajera de banco te atiende a ti, te está sirviendo como ya le han servido a ella. Lo que hará la diferencia entre uno y otro será la amabilidad y la eficiencia con la que se ofrece ese producto o esa asistencia (un cajetín de cigarrillos, un almuerzo, un secado), a quien la ha estado solicitando.

El buen trato no necesariamente implica repetir, con una sonrisa que parece mueca, el saludo preestablecido por los dueños del local o establecimiento. Un acercamiento cordial y respetuoso con el cliente es lo único que se pide; la simpatía ya dependerá de la voluntad de cada quien.

La eficacia, sin embargo, sí es un deber ser que no deja espacio para la discusión. ¿Qué implica? Dejar los asuntos personales a un lado cuando se está en el trabajo, especialmente si se tiene a un comprador al frente; olvidar el mensaje que se estaba enviando por el celular y mirarle la cara al usuario; atender a la gente con la mayor presteza posible, tomando en cuenta que en este siglo XXI el tiempo no le sobra a nadie; tener disposición de indagar, de buscar, de resolver y no dejar al individuo que está delante con un mediocre: “no sé” o “mejor pase mañana temprano”; finalmente, comprender que nadie, salvo su empleador, tiene la culpa de su bajo salario y que, por ende, no se pueden presentar como “extras” beneficios que son de obligatorio ofrecimiento, con el ánimo de obtener propinas y “meterse unos realitos de más”.

Quien ha padecido este tipo de actitudes, es probable que haya salido tan iracundo como yo de supermercados, institutos estatales, pizzerías, autolavados y una larga lista de etcéteras. De allí que, en principio, nos interese explicar en qué consiste una Cultura de Servicios real y patente para, tenieno algunos parámetros de base, captar cuáles son los derechos de los consumidores y cuándo se entra en el campo de la malcriadez.

Sin más, esperamos que esto se convierta en una zona de catársis creativa, que pase de las críticas y lamentaciones a soluciones efectivas.

Anuncios

Entry filed under: Uncategorized. Tags: , , , , , , , .

Por ejemplo

1 comentario Add your own

  • 1. Alina Jancew  |  27 julio 2009 en 11:15 AM

    ¡Excelente iniciativa, Arnaldo! Por supuesto, está de más decirte que comparto plenamente tus ideas, porque todos hemos sentido esa frustración muchas veces. Sin embargo, no se han quedado ahí sino que la han transformado en este proyecto sumamente positivo. Definitivamente, Venezuela puede ser la que todos queremos!

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Píos de Denuncia

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

Archivos

julio 2009
L M X J V S D
    Ago »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

A %d blogueros les gusta esto: